Andrés Casciani presenta su obras Tajos, un sendero eterno a los confines...

Andrés Casciani presenta su obras Tajos, un sendero eterno a los confines de la humanidad

519
0
Compartir

El artista Andrés Casciani presenta su obras Tajos, un sendero eterno a los confines de la humanidad

Este 5 de mayo el artista e ilustrador, Andrés Casciani inaugura Tajos en el Salón de los Gobernadores, en la Legislatura de Mendoza. La exposición podrá visitarse hasta el 8 de junio de 2017, de lunes a viernes de 8 a 18 hs. con entrada libre y gratuita. En la inauguración actuarán  Walter Casciani en saxo y Nahuel Jofré en guitarra y canto.

En la exposición Andrés Casciani “ilustra” los poemas de dos grandes Maestros de la poesía y la reflexión argentina. Uno es Hugo Mujica que envuelve la simpleza de la pluma en un camino infinito hacia el profundo ser, que nos permite entender el grito, las penurias,un viaje al Universo interior, en donde se remueven los cuerpos que nos habitan, y porque fuera de la ensoñacion y lo metafisico, en la realidad Mujica es viajar, huir, desintegrarse, buscar como una labor imprescindible el sentido de la vida, de esa imagen protectora y atroz que es la humanidad :

Y hay hombres
en los que muere dios
como una gota de lacre
sobre el pecho

son los que lloran cuando creen
estar hablando,
o gritan soñando, pero al alba
olvidan el grito
con que encendieron la noche. 

Hay hombres en los que gime dios
por no encontrar un hombre
donde morir de carne, 

pero no llora como quien lo hace
solo,
llora como quien llora abrazado a un niño

La obra de Mujica, hecha verso y magnificencia, y en este caso plasmada con el ojo y el pincel de Andres Casciani, sobre todo en la lucha sensorial que es el alma cuando se pronuncian palabras elocuentes llenas de noche, de locuras, de un dios a lo Mujica, quizás equivoco y menos infalible.

El otro argumento a destacar de la propuesta de Casciani es la idea de contraponer a lo descripto de Mujica, con la rebeldía, la pena de los pobres, la identidad de los pueblos originarios que supo retratar tan bien Atahualpa Yupanqui, dueño de una lirica suprema convirtiéndose en el sabio de los sin voz. Un poeta que acierta tanto en la época de auge de su poesía y música, como en la actualidad, en donde el rock es preponderante en las reversiones de la prosa que se supo sostener por si sola en el tiempo. Un ejemplo ya clásico es la voz de Ricardo Mollo en su ya inmortalizado “El arriero”, en donde las palabras son una revolución que pide mirar ahí, en la desigualdad, en el hambre, en el fantasmagórico curso del progreso, y la calamidad del crecimiento de la urbanidad por la devastación del pueblo que lucha por las tierras. “Don Ata” es eso, el pueblo, y la conciencia colectiva y social, que enciende una brecha, hoy “grieta” y que cuestiona hasta las autoridades mas omnipotentes:

Un día yo pregunté: 
Abuelo, dónde está Dios.
Mi abuelo se puso triste,
y nada me respondió.

Mi abuelo de caña y tambor.

Al tiempo yo pregunté:
¿Padre, qué sabes de Dios?
Mi padre se puso serio
y nada me respondió. murió en los campos,
sin rezo ni confesión.
Y lo enterraron los indios,
flauta

Entonces, el resultado de la elección de Hugo Mujica y Atahualpa Yupanqui, busca contraponer, si. Pero lo que resuena más fuerte en esta propuesta interna de Casciani es la complementariedad que veremos en una muestra que viene a cuestionar la actualidad. La muestra nos invita no solo a disfrutar de lo que Andres Casciani puede crear con la pintura, sino a introducirnos en el mundo de Tajos, la combinación de dos poetas diferentes, que no solo han escrito por escribir, sino que escribieron para convertir, y esa es la esencia que buscamos, ¿La encontraremos? Hay una sola respuesta para eso.

por: Richard Quevedo

Fotografias de Alber Piazza